¿Conoces el Cardo Mariano? (Silybum marianum)

de del

A pesar de su tosca apariencia espinosa, que le ha hecho ganar por méritos propios el coloquial nombre de “cardo borriquero”, el Cardo Mariano es una de los tesoros que nos regala la naturaleza por sus múltiples propiedades. La parte que se utiliza son las semillas.

Cuentan, que las manchas blancas que se extienden la lo largo de los nervios de sus hojas, se deben a gotas de leche que cayeron del seno de la Virgen María cuando el niño Jesús y ella estaban escondidos huyendo de Herodes. Esto hizo que la tradición recomendara tomar Cardo Mariano a las madres lactantes.

Hoy en día y lejos de las supersticiones populares los estudios de laboratorio aseguran que uno de los principios activos más importantes de esta planta y que la dota de excepcionales cualidades medicinales es la silimarina, que promueve la regeneración hepática y restaura las funciones normales del hígado. Además de poseer una potente acción desintoxicante que puede ser de gran utilidad cuando hayamos cometido excesos, ya sean estos de comida, alcohol o después de tratamientos médicos que requieran altas dosis de medicamentos o su consumo durante un tiempo prolongado.

¿Cuándo tomar Cardo Mariano?

En hígados grasos *En hígados inflamados. *En digestiones pesadas. *En casos de agotamiento y astenia. *Urticarias. Alergias *Sensación de hinchazón despues de comer. *Tambien se puede utilizar en casos de jaqueca ya que por sus principios activos, tiene una acción positiva sobre el sistema nervioso vegetativo, que es el que controla el tono de los vasos sanguíneos. *Tratamientos que requieran medicación en altas dosis o por tiempo prolongado. *Consumo de alcohol, resacas … ¿Cómo tomarlo?

Puede consumirse en decocción (hirviendo una cucharadita de sus semillas en una proporción de 2 vasos de agua, durante quince minutos a fuego lento y tapado, dejar reposar 10 ó 15 minutos), tres veces al día antes de las comidas. También existen productos preparados, extractos (gotas), cápsulas, ampollas, que nos aseguran una concentración de principios activos uniforme, aumentando la efectividad del producto.

 

Por: Celia Guerra Calzada