Edward Bach – Gobernando el timón de nuestro barco

10 de May del 2017

Luego debemos desarrollar nuestra individualidad y liberarnos de todas las influencias del mundo para que, obedeciendo únicamente los dictados de nuestra alma, y sin dejarnos conmover por las circunstancias o por otras personas, nos convirtamos en nuestros propios amos, gobernando el timón de nuestro barco por los encrespados mares de la vida sin abandonar la barra de la rectitud y sin dejar el timón del barco en manos ajenas.

Edward Bach

Por: Celia Guerra Calzada