La Centella Asiática

de del

Esta planta conocida también como Gotu kola viene siendo utilizada desde la antigüedad por la Medicina Ayurvédica, que es el sistema de medicina tradicional de la India. Es también muy valorada en la Medicina Tradicional China.

En Asia existe una leyenda de “La Hierba del Tigre”, refiriéndose a esta planta, ya que los cazadores observaron como los tigres heridos se frotaban repetidamente en esta planta, curando así rápidamente sus heridas. Esto nos habla del gran poder cicatrizante y regenerador que tiene la centella asiática cuando la aplicamos sobre la piel.

Por esta razón forma parte de numerosos cosméticos, cremas antiarrugas, anticelulíticas, antiestrías, para quemaduras, úlceras, etc.

Tiene efectos muy favorables en caso de mala circulación, su cualidad reafirmante favorece el tono en las paredes venosas mejorando problemas como retención de líquidos, piernas cansadas, venas varicosas y tobillos y pies inflamados. También se obtienen magníficos resultados en caso de celulitis, un poco de constancia es la clave.

Esta acción sobre la circulación se hace notar de forma generalizada en todo el organismo mejorando la concentración y la memoria.

Destaca también por su efecto equilibrador sobre el sistema nervioso, calmando la ansiedad. Combate la fatiga proporcionando energía “tranquila” y es un gran apoyo en caso de estrés mejorando la calidad del sueño.

 

Por: Izaskun Guerra Calzada