Mimulus para los miedos terrenales

de del

Para el miedo a las cosas de este mundo, tales como la enfermedad; el dolor, los accidentes, la pobreza, la oscuridad, la soledad, las desgracias. Los temores de la vida cotidiana. Estas personas soportan en silencio y secretamente sus miedos, sin hablarlos libremente con los demás.

Quisiera hacerlo, pero tengo miedo, quisiera expresarme, decir lo que siento, hacer lo que quiero, pero tengo miedo.

Mimulus nos habla de la energía inhibidora del miedo, de los resortes internos que impiden el avance, la fluidez y, en muchas ocasiones la naturalidad.

Lo externo se ve como hostil, y eso nos convierte en tímidos, no se consigue estar a gusto en un grupo desconocido y todo lo que haga pensar en algo inesperado, se evita.

Así el potencial que cada cual encierra y siente que tiene , se coarta, de forma que se sabe lo que hay que hacer, simplemente, falta la osadía para atreverse.

No siempre nuestros miedos salen a la luz, y es entonces, cuando se siente el efecto de reservar muy hondo lo que sentimos que puede hacernos vulnerables, pequeñitos, y entonces se deja de compartir experiencias muy importantes para nosotros.

Si sientes que los grupos de gente te intranquilizan, si temes conocer a una persona y establecer una relación, si tu temperamento es tímido y temeroso, ¡no temas lanzarte! y toma MIMULUS.

 

Por: Celia Guerra Calzada