Qué es y para qué sirve el propóleo

5 de December del 2017

Es un producto procedente de la colmena,  gomoso y resinoso. Compuesto por sustancias que extraen las abejas de la corteza y las yemas de algunas plantas. Éstas son procesadas con secreciones glandulares producidas por ellas mismas fabricando lo que conocemos como Própolis o Propóleo. 

El propóleo cubre distintas necesidades en la colmena: como por ejemplo pegar las partes móviles que puedan caerse, constituir una barrera en la entrada o evitar las  infecciones en un lugar "superpoblado".

Es insoluble en agua.  Su composición química es variada y compleja dependiendo de la región geográfica de origen.

Destacando los compuesto fenólicos, flavonoides, resinas y bálsamos, ceras, aceites esenciales, polen, materias orgánicas diversas, además de aminoácidos, vitaminas, minerales y oligoelementos

Es conocido desde la más remota antigüedad, fue cayendo en el olvido progresivamente según se iban desarrollando los antibióticos de síntesis en el siglo XX.

Sus propiedades son muy amplias:

 Antiséptico, antiinflamatorio, acelera la cicatrización, antifúngico, antiviral,  un poco anestésico, antioxidante, inmunomodulador.

Podemos usarlo en heridas, quemaduras, callosidades, enjuagues, problemas de acné, gargarismos y cuando necesitemos regenerar la piel.

Útil en problemas de hongos y herpes.

En uso interno podemos tomarlo en gotas, jarabes, cápsulas, comprimidos masticables, caramelos, etc.

Imprescindible a la hora de prevenir gripes y catarros. De gran ayuda para el cuidado de la garganta y vías respiratorias. Los niños pueden consumirlo desde el momento en que introducimos la miel en su dieta.

Se comercializa también en crema, champú, gel de baño, jabón intimo, etc