¿Qué son las Constelaciones Familiares?

de del

Constelaciones Familiares y Movimientos del Alma es una terapia sistémica que ha sido creada por el filósofo alemán Bert Hellinger. El objetivo de este trabajo terapéutico es el de resolver aquellas tensiones o eliminar aquellos bloqueos que dificultan el desarrollo pleno del ser humano en todos los órdenes de la vida.

El método de Constelaciones Familiares implica un trabajo realizado generalmente en grupo, aunque también se puede desarrollar en sesiones individuales. El grupo es guiado por una persona que se denomina “facilitador”.

Cada participante, por turnos, explora un asunto personal que sea importante para él o ella en ese momento concreto. Después de centrar la cuestión a través de un breve diálogo, el facilitador sugiere qué personas de su sistema familiar serán representadas en la Constelación. El participante elige entre los miembros del grupo a aquellas personas que van a representar a sus familiares y a continuación los sitúa en la sala. Los representantes pueden entonces moverse a voluntad y espontáneamente en el espacio de trabajo.

Al cabo de unos minutos, los representantes adoptarán posiciones, harán movimientos o tendrán sentimientos que reflejarán, de modo esquemático, las relaciones presentes en el sistema familiar o social del participante. Cuando un representante siente que algo no va bien, está indicando la existencia de un nudo sistémico, de un conflicto intergeneracional que está actuando sobre la persona en el momento presente.

El facilitador puede aquí hacer preguntas o introducir cambios en la Constelación, de forma que las relaciones se modifiquen para mejor.

La idea fundamental que está detrás de Constelaciones Familiares y de toda la Psicogenealogía es que el trauma no resuelto en una generación anterior, afligirá a los miembros de las generaciones posteriores, incluso aunque éstos no hayan llegado a conocer lo que sucedió a sus antecesores.

Expresándolo de otro modo, cuando un antepasado sufre un trauma no resuelto, alguien recogerá sobre sí ese trauma en una generación siguiente con el secreto deseo de redimir al antecesor, obligándose a llevar una vida especialmente difícil.

El objetivo final de la Constelación Familiar consiste en reconocer la estructura del sistema al que pertenece la persona y hacer modificaciones que ayuden a regenerar ese sistema, resolviendo los nudos sistémicos que bloquean a los individuos en el momento presente.

Es importante señalar aquí que los cambios que se hacen no son azarosos, sino que siguen un patrón flexible de carácter sanador que se conoce como “Órdenes del Amor”. Normalmente, sabremos que los cambios son productivos cuando tanto los representantes como el propio cliente sienten alivio o conformidad con el resultado final.

A lo largo de los días y las semanas, la persona notará cambios en su interior y en las relaciones con su entorno. Esta es la indicación más clara de la liberación de las cargas transgeneracionales y el síntoma de que una nueva vida, más plena y libre, comienza.

 

por: Izaskun Guerra Calzada