Un poco de información sobre las algas marinas

de del

No pensemos que las algas marinas son un alimento exclusivo de los paises asiáticos. Existen otras culturas que han apreciado enormemente este alimento: las antiguas Grecia y Roma, los indios Americanos, pueblos procedentes de las Islas Británicas o incluso de Sudáfrica.

Estas tradiciones antiguas otorgaban al mar el carácter de Madre de Vida, en consecuencia era muy apreciado todo lo que procedía de él.

Aunque evolutivamente las algas sean los vegetales más antiguos presentan una diversidad tan grande como las plantas terrestres.

Las algas son auténticos alimentos y destacan por su gran contenido en proteínas, minerales y vitaminas. De hecho son los productos de la naturaleza más ricos en calcio, fósforo y hierro. Nos aportan también yodo, lo que puede ayudarnos a mantener nuestro peso saludable. También son importantes las cantidades de enzimas, magnesio, azufre, cloro, manganeso y silicio que contienen, además aportan una gran variedad de oligoelementos (indispensables para el equilibrio orgánico) como el cobre, zinc, níquel, molibdeno, plata, cromo, etc.

Es destacable también su contenido en vitaminas del grupo B (especialmente Wakame y Kombu), con efectos positivos en el sistema nervioso y en las dietas predominantemente vegetarianas.

Hay otro compuesto con propiedades muy interesantes: el ácido algínico. Es el principal constituyente de las algas y no se destruye durante la digestión. Su característica más importante es que atrae y elimina del cuerpo los metales pesados como el arsénico, el plomo y el mercurio.

El consumo regular de algas marinas promueve nuestra salud, mejora nuestro peso corporal y además nos protege de los efectos negativos de la polución ambiental.

Las variedades de algas más utilizadas para el consumo son: Kombu, Nori, Wakame, Hiziki, Arame, Agar-Agar

 

por: Izaskun Guerra Calzada