Una compañera llamada constancia

de del

Todos sabemos que la constancia forma parte imprescindible de nuestros logros. Para conseguir esa firmeza hemos de tener en cuenta la máxima que dice:

Si añades un poco a lo poco y lo haces así con frecuencia, pronto llegará a ser mucho.

Hesíodo

De otra forma todo se queda en un simple comienzo sin llegar nunca a saborear la satisfacción de ese esfuerzo ya realizado. posible

Para cultivar la constancia es preciso:

1-Aprender a ser reflexivos, es decir no dejarnos llevar por los impulsos primeros.

2-Buscar una razón positiva y convincente cuando deseemos realizar algo que nos conviene por poco que nos guste y que llegue a transformarse en: “QUIERO HACERLO”.

3-Inspirarse en personas que te sirvan para motivarte en tus esfuerzos incluyendo también a aquellas que intentan desanimarte, has de tomar esas críticas como motores para entrar en acción y perseverar en tu camino.

4-Eliminar los pensamientos parásitos y negativos que terminan justificando algo que no deseas, como por ejemplo: “yo soy así”, “me cuesta mucho” , “no voy a poder”…

5-Levantarse de las caídas con naturalidad, “no haberlo hecho bien hoy no significa no hacerlo bien mañana”.

6-Poner un plazo (durante una semana, durante un mes) y lograrlo.

Nunca menosprecies el inmenso valor de los pequeños gestos, a veces en lo más sencillo y simple se encuentra el resultado mas óptimo.

 

Por: Celia Guerra Calzada